domingo, 20 de octubre de 2013

Emprender 'desde dentro'



Ayer tuve el gusto de participar en una sesión dedicada al fomento de la actitud emprendedora en la educación. La jornada, organizada por Espiral, una asociación fundamentalmente formada por profesores, se centraba en compartir experiencias y reflexionar sobre cómo adaptar la escuela a las nuevas necesidades y entre ellas, la de generar los ‘emprendedores’ que tanto demanda la sociedad actual.

Entre tantos profesionales de la educación, yo me sentía un poco como si estuviera en fiesta ajena y, tengo que reconocerlo, un poco escéptico: al fin al cabo, se podía hablar de emprendeduría en un entorno en que la mayoría eran funcionarios?

Enseguida disipé mis prejuicios: me encontré con un grupo de profesionales apasionados por la educación, que decidieron dedicar un día festivo a debatir sobre cómo introducir las mejores y más innovadoras prácticas en las aulas con una actitud receptiva y entusiasta. Quizá no eran expertos en el mundo empresarial, pero desde luego eran capaces de emprender. Desde dentro.

Ese grupo de personas configuraban el ejemplo perfecto de la figura del Intraemprendedor, una persona que está más que ‘motivada’ y contenta con su trabajo:  está dispuesta a cambiar aquello que no le gusta e incluso a mover la organización para generar nuevos productos e innovaciones cómo si se tratara de un proyecto propio.

Todos los conocemos. Son los 'chalados' que hay todas las organizaciones, que no respetan el 'status-quo' y que arrancan los proyectos más innovadores.

Estos emprendedores que actúan dentro de las organizaciones pueden usar recursos, conexiones, y capacidades que difícilmente podrían conseguir en una nueva ‘start-up’, con lo que su impacto puede ser incluso mayor.

Además, el emprendimiento no tiene porqué tener un objetivo asociado al lucro únicamente: De la misma manera que hemos visto aparecer la figura del emprendedor social, que dirige su energía a resolver problemas sociales o medioambientales, la capacidad de poner la energía y los recursos de grandes organizaciones a atacar un problema social es algo especialmente valioso, por lo que la figura del intraemprendedor social, apoyado por su organización, que además gana en visibilidad y coherencia, es una de las figuras que están apareciendo.

Conseguir detectar y acompañar a los intraemprendedores, dentro de una organización, ya sea con el objetivo de generar innovación en la organización o de arreglar el mundo, debería estar en la agenda de RRHH y/o de los departamentos de RSC.

Estructurar la manera de 'dar salida' a la energía de estas personas especiales aprovechándola para la organización y evitando que se sientan tentadas a usarla fuera de sus puertas es una práctica con enfoque estratégico. 

De hecho, como propone este artículo,  quizá sería más efectivo dedicar más energía en detectar y apoyar a algunos pocos intraemprendedores que en pretender incrementar el ‘compromiso’ de la mayor parte de la plantilla. Provocadora reflexión, no?

La idea sería aplicar las técnicas de las ‘incubadoras’ o ‘lanzadoras’ de empresas, ayudando a detectar las ideas y acompañándolas para que se conviertan en realidad. Tenemos mucha metodología para ayudar a emprender, sólo que hay adaptarla para ayudar a ‘intraemprender’.

Empresas cómo 3M, Google, Intel y muchas otras, fomentan esta cultura desde hace mucho tiempo, liberando incluso tiempo de trabajo para desarrollar las ideas. Así surgió el Post-It, Google Maps o Gmail.

En fin, me quedo pensando que si un programa bien organizado acompañara al grupo de maestros con los que estuve este fin de semana de la misma manera que se acompaña a las nuevas ‘start-ups’ en la multitud de iniciativas que existen, quizá conseguiríamos un efecto mucho más importante que el que logramos acompañando a otra empresa de aplicaciones para móviles…



Para seguir actualizado sobre el futuro del trabajo, puedes seguirme en twitter

6 comentarios:

  1. Estimado Jordi, estuviste fantástico en la jornada. Creo que si hubieses estirado todavía un poco más, habrías conseguido que hubiésemos establecido algún plan de actuación... Pero ya se sabe... Te doy la enhorabuena por tu intervención y el agradecimiento por compartir tus experiencias. Te dejo la entrada que he hecho en mi blog del evento, con un enlace al tuyo. También te deseo una semana muy creativa. http://creamomentos.blogs.crecerfeliz.es/2013/10/22/achis-contagiada-en-la-ii-jornada-espiral-emprende/

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que han ido cambiando mucho las tendencias en cuanto al trabajo y los derechos laborales, por lo tanto mucha gente se busca la vida como emprendedores desde casa blogging o bajo programas de afiliación

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes Jordi,

    La verdad es que en nuestro país por desgracia la palabra emprender es un término, que además de encontrarse manoseado, no se comprende en su extensión. Pensamos que el emprendedor es aquella persona que crea su própio proyecto en exclusiva. Ejemplo como los que pones serían imposibles en nuestra cultura empresarial donde el trabajador, hace eso mismo: Trabajar. En ningún momento se plantea que pueda emprender desde dentro. En mi opinión un error gravísimo, ¿Quién conoce los mecanismos internos o el valor añadido de un producto o servicio?, quien lo crea!

    Un saludo y gracias por el artículo.

    Abogados Madrid

    ResponderEliminar
  4. La evolución del trabajo no hay quien la pare.Y el emprendimiento ha sido la ultima llave para abrir "el caos" en el que nos hemos visto envueltos en los ultimos tiempos. Es cíclico y ya tocaba. Buen articulo. abogados madrid

    ResponderEliminar