domingo, 14 de abril de 2019

El cambio climático y el futuro del trabajo


El movimiento FridaysForFuture, impulsado por la joven activista noruega Greta Thunberg,recientemente nominada al premio Nobel de la Paz, constituye la última muestra de la creciente reacción de la sociedad ante el deterioro del medioambiente y más en particular a los efectos del cambio climático. En esta ocasión son los más jóvenes los que lideran un movimiento que con toda probabilidad irá a más en los próximos años. Los herederos del planeta están tomando consciencia del estado en que se lo hemos dejado y no les gusta nada.

Empezamos ya a comprender como funcionaba el calentamiento global a finales del siglo XIX (como curiosidad, uno de los primeros en levantar la alarma fue el científico Svante Arrhenius, un lejano pariente de Greta). Desde entonces, hemos acumulado décadas de pruebas que demuestran sin lugar a duda que este peligroso mecanismo está en marcha. 

martes, 29 de enero de 2019

Trabajar para un futuro mejor

Resultat d'imatges de ILO

En 1919 se fundó la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Acababa de firmarse la paz que ponía fin a la Primera Guerra Mundial y sus fundadores eran plenamente conscientes del papel que la desigualdad social y las pésimas condiciones de trabajo emergidas durante la veloz industrialización de la época jugaron en encender las chispas del conflicto. 

Durante los años que siguieron, la OIT produjo convenios y recomendaciones que poco a poco establecieron los derechos básicos del trabajo que, al menos en las partes más beneficiadas del mundo, hoy en día damos por garantizados, como la libertad sindical, la abolición del trabajo forzoso o el establecimiento de una la edad mínima para trabajar.

Las recomendaciones de la OIT son ratificadas por los distintos países y trasladadas a la legislación, por lo que influyen de manera decisiva sobre la realidad que vivirán los trabajadores en todo el mundo.

Cuando se van a cumplir cien años desde su fundación, nos encontramos de nuevo frente a profundos cambios que afectan al mundo del trabajo: el imparable avance tecnológico, las tendencias demográficas o el cambio climático. Estas fuerzas aportarán sin duda nuevas oportunidades, pero también traen consigo la amenaza de aumentar la desigualdad, poniendo de nuevo sobre la mesa la misión originaria de la OIT, de asegurar un ‘contrato social’ que garantice una estabilidad duradera.

martes, 15 de mayo de 2018

Spain is different


Resultat d'imatges de foxize futuro del trabajo



continuación, reproduzco el texto de un artículo que escribí para el libro colaborativo impulsado por Foxize, Impact Hub y Malt en que 30 autores dábamos nuestra opinión sobre el futuro del trabajo. En mi caso, me centré en esta ocasión en señalar las diferencias que España presenta en cuanto a las tendencias que se suelen identificar. Te puedes descargar el libro completo en este enlace.



Debido a la magnitud de los cambios que implica, el futuro del trabajo en ocasiones se suele asimilar con un problema tan complejo como el del cambio climático: Distintas ‘tormentas’ como la deslocalización de trabajos a países con mano de obra más barata, la amenaza de la automatización de muchas tareas o, más recientemente, la llegada de las plataformas de trabajo de la denominada “economía colaborativa” están impactando en todo el mundo en la manera en que trabajamos, poniendo en crisis incluso el concepto de lo que entendemos por ‘trabajo’ en sí mismo.

Como en el caso de su equivalente en el clima, aunque tener la visión del impacto de estas tendencias en todo el mundo es importante, también lo es entender el alcance de los efectos a un nivel más local. Una gran tormenta en una parte del globo puede ser una suave brisa en otra. No es lo mismo pensar en el trabajo en un suburbio pobre de la India que en un barrio acomodado de Silicon Valley. 

miércoles, 21 de febrero de 2018

¡Sal de tu burbuja!





El revelador libro ‘El Fitro Burbuja’ de Eli Pariser empieza explicando el sutil cambio en el buscador de Google a finales de 2009 a raíz del cual los resultados de las búsquedas se volvieron ‘personalizados’: Aunque la mayoría no es consciente de esto, a partir de ese momento, todos vemos resultados distintos cuando buscamos algo en Internet.

Con ese cambio, se daba un paso importante para cumplir el sueño de sus fundadores Page y Brin: un buscador que prácticamente sepa antes que tú lo que estás buscando y te facilite la respuesta precisa. La puesta en marcha de una constelación de aplicaciones -también de Google- que requieren que te identifiques como el famoso Gmail, permite a los algoritmos a través de tu historial de búsquedas anteriores y otros muchos datos, conocer tus intereses para poder ajustar mejor los resultados a ellos.

El otro gigante de la información, Facebook, también utiliza algoritmos para presentarte las noticias que sabe que te van a gustar más según tu historial de ‘likes’ e igualmente Netflix y Amazon te recomiendan películas o productos ajustados a tus intereses. Esta tendencia se ha extendido a los proveedores de contenidos más tradicionales, como las versiones digitales de los periódicos que también ajustan algunas de las noticias que ves a tu ‘personalidad digital’.  A su vez ,esta es vendida a distintos operadores en tiempo real por empresas menos conocidas como Acxiom. Busca información sobre un producto, y este te perseguirá por todas las webs que visites hasta que lo compres (y probablemente incluso mucho después).

jueves, 1 de febrero de 2018

El futuro de las tiendas: entre la ‘conveniencia’ y la ‘experiencia’

 Resultat d'imatges de amazon go

Recientemente en Seattle, tras algunos meses de pruebas, Amazon se lanzó a abrir al público las puertas de su “tienda sin colas”: Amazon Go. Se trata de un revolucionario concepto de comercio donde los clientes, tras identificarse a la entrada únicamente con su móvil, toman los productos que quieren de las estanterías y salen libremente del local sin tener que pasar por caja. 

La sofisticada tecnología de la tienda (cámaras, sensores, inteligencia artificial, …) se encarga de no perder en ningún momento la pista de las evoluciones de cada persona por la tienda y de sus interacciones con los productos para poder enviarle al final el recibo de sus compras. Es tal el nivel de confianza en el sistema (y en los beneficios que esperan de él), que Amazon permite sin preguntas que los clientes eliminen de la cuenta productos que pudieran haber sido incluidos por error, como se puede ver en este video que muestra con detalle su funcionamiento.

martes, 11 de julio de 2017

La economía colaborativa y el futuro del trabajo






Cuando hoy se habla del impacto de la tecnología en el futuro del trabajo, normalmente es fácil que la discusión derive hacia la posible sustitución de muchos empleos por la llegada de los robots y la inteligencia artificial.

Para mí esta automatización, sin dejar de ser importante, es únicamente uno de los tres grandes frentes del ‘cambio climático’ que estamos viviendo en el mundo del trabajo en los que la tecnología tiene un papel clave: El primero de ellos, la deslocalización de ciertos trabajos hacia países emergentes, nos llegó hace tiempo, y parece que va a seguir en activo, dado que aquellos países que recibieron trabajos hace años, ahora los están ‘deslocalizando’ a su vez a otras zonas.

El último gran frente, más reciente, suele pasar mucho más desapercibido: Me refiero a la explosión que estamos presenciando de plataformas de intercambio de bienes y servicios, cuyos ejemplos paradigmáticos y siempre citados son los gigantes Uber o Airbnb.

domingo, 19 de marzo de 2017

Trabajadores aumentados



En el mundo de la ‘carrera contra las máquinas’, en la que ya parece claro que los robots y la inteligencia artificial amenazan muchos de los trabajos que hoy en día desempeñamos, cada vez se vislumbra más claramente una posible alternativa basada más en la cooperación: la combinación del humano con la máquina, intentando así obtener lo mejor de ambos.

Bienvenidos a la era de los ‘trabajadores aumentados’.

Algunas innovaciones en este sentido buscan combinar la fuerza de las máquinas con la flexibilidad de los humanos: General Motors anunció recientemente que dotaría a algunos de sus operarios de fábrica con una especie de guante desarrollado conjuntamente con la NASA que les proporciona una fuerza inusitada, y compañías como Panasonic van aún más allá proporcionando completos exoesqueletos mecánicos a sus trabajadores que les permiten transportar sin esfuerzo pesadas cargas.

A diferencia de las anteriores revoluciones industriales en las que las nuevas máquinas aportaban únicamente fuerza física, la tecnología del siglo XXI es capaz de traer consigo también inteligencia y un volumen de información que nuestras limitadas memorias no pueden retener. Por ejemplo, los visores de realidad aumentada, permiten a los ingenieros pasearse por un edificio ‘viendo’ simultáneamente los datos de los planos o las instalaciones ocultas tras sus paredes.